La cédula de habitabilidad de una vivienda es el documento técnico y oficial que certifica que dicha vivienda cumple con los requisitos mínimos de habitabilidad para las personas según la normativa estatal.

Es imprescindible para la tramitación de compra-ventas, alquileres y para la contratación de los servicios básicos tales como la luz y el agua.